Importancia de la insulina: mitos, realidades y más respuestas

Insulina Imagen destacada

Contenido de la publicación

La insulina exógena (inyectada) es una hormona sintética (obtenida por ingeniería genética) utilizada para lograr el control metabólico en pacientes diabéticos. Sin embargo, es frecuente encontrarse con muchas dudas e inquietudes sobre la insulina en pacientes o sus familiares.

De hecho, muchas personas con el diagnóstico de diabetes mellitus temen el uso de esta hormona durante años, ya que creen que la misma traerá más daño que beneficio.

Por esta razón, existen muchos mitos sobre la insulina que generan estrés y confusión en la población; por ello, hoy nos dimos a la tarea de explicar ampliamente todo lo relacionado con la insulina y cuáles son sus beneficios.

¿Qué es la insulina?

La insulina es una hormona producida por el páncreas y su principal función es movilizar la glucosa desde la sangre hasta el interior de las células del cuerpo.

Cabe destacar que todas las células del organismo necesitan de la glucosa para realizar cada una de sus funciones, es decir, es su principal combustible.

En condiciones normales, el páncreas libera insulina teniendo en cuenta la concentración de glucosa en sangre.

Después de la ingesta de comida, cuando existe un pico de glucosa (es decir, los niveles aumentan), la respuesta inmediata del páncreas es provocar la liberación de insulina para introducir más glucosa dentro de las células y de esta manera darles la energía necesaria para desempeñar sus acciones.

Tipos de insulina

Tipos de insulinas

En condiciones fisiológicas la insulina es liberada siguiendo dos patrones: uno de ellos es el basal y otro el prandial.

El primero se encarga de mantener el equilibrio de la glucosa en períodos de ayunas, mientras que el segundo equilibra el pico de glucosa posterior a las comidas.

Este patrón es lo que intentamos “copiar” en los tratamientos con insulinas exógenas. Siempre buscando que el metabolismo se mantenga lo más “natural” posible.

Insulinas basales

Estas se encargan de cubrir los requerimientos de insulina en la fase interprandial, por ejemplo: la insulina NPH posee una acción de tipo intermedia y su duración es de 12 horas.

Así mismo, están las insulinas con acción prolongada que inician su trabajo de 1 a 2 horas después y su efecto se prolonga hasta las 24 horas y mas. (p.ej. Tresiba, Toujeo)Ⓡ 

Insulinas prandiales

También conocida como insulina cristalina o regular, su acción comienza a los 30 minutos y posee una duración de su efecto de 2 a 4 horas. 

Cabe destacar que existen los análogos de insulina de acción superrápida, que empiezan a surtir efecto a los 5-15 minutos, manteniéndose alrededor de 4 horas (p.ej. Humalog,Shorant, Novorapid)Ⓡ.

Insulinas Premezcladas 

Que contienen cierta proporción de Insulina de Acción lenta y rápida (p. ej. Humalog Mix 25, Novomix 30, Ryzodeg)Ⓡ

Es importante mencionar que la utilización de cada una de estas insulinas depende de lo que decida el especialista en diabetes, de acuerdo a las características propias de cada paciente.

¿Qué sucede cuando hay una disminución de insulina?

Las diabetes que necesitan Insulina

Cuando los niveles de insulina son insuficientes, ya sea porque hay un problema en la producción (por parte del páncreas) o por una afectación en los receptores, empieza a complicarse la entrada de azúcar a la célula.

Esta dificultad provocará un aumento en los niveles de glicemia (glucosa en sangre), produciendo un estado “hiperglucémico” en el paciente.

Todo esto trae como consecuencia la aparición de diabetes mellitus, ya que cuando la glucosa se eleva por encima de lo normal hay un descontrol metabólico que desencadena distintos síntomas.

Insulina exógena como terapia de sustitución 

Con el avance de  la medicina se ha podido sintetizar la insulina para usarla farmacológicamente de forma exógena. Por ello, su utilización forma parte de las opciones terapéuticas de la diabetes mellitus.

La terapia de tipo sustitutiva a base de insulina suele ser muy eficaz, permitiendo tener un buen control de glucosa y una buena calidad de vida.

¿Qué tipo de diabetes necesita de insulina?

La diabetes tipo 1 se caracteriza por tener una alteración a nivel del páncreas donde no existe producción de esta hormona.

Por lo tanto, la terapia de tipo exógena de insulina es vital para reemplazar la cantidad que normalmente produce el organismo.

Sin embargo, en ciertas ocasiones los pacientes con diagnóstico de diabetes tipo 2 y diabetes gestacional también ameritan la terapia insulínica, sobre todo cuando los tratamientos previos han fracasado en controlar los niveles de glucosa.

Desconocimiento y mitos sobre el tratamiento con insulina

A pesar de todos los beneficios que otorga la terapia con insulina en personas con diagnóstico de diabetes mellitus, aún existe una gran cantidad de pacientes que no aceptan dicho tratamiento debido a mitos e información poco precisa.

Por ello, recolectamos algunos de los mitos más frecuentes, con el fin de ayudar a eliminar estas terribles creencias: 

La insulina causa ceguera 

Además de ser totalmente falso, es todo lo contrario. La presencia de hiperglucemia sin un tratamiento adecuado puede generar distintas complicaciones, siendo la más frecuente la ceguera.

Ante un tratamiento precoz y un adecuado uso de la insulina, es muy fácil mantener los niveles de glucemia en equilibrio, evitando de esta manera las complicaciones oculares de la diabetes.

El empleo de insulina significa que está empeorando la enfermedad

La diabetes mellitus bajo un  mal tratamiento  predispone al paciente a  padecer enfermedades cardíacas, cerebrovasculares y pie diabético.

Por el contrario, con un plan de tratamiento adecuado y niveles de glucosa en sangre controlados, se reduce la posibilidad de padecer este tipo de enfermedades.

Las inyecciones de insulina son muy dolorosas

Es uno de los temores más grandes en los pacientes. Si bien es una inyección que implica una aguja, esto es un mito.

En la actualidad, existen jeringas ultrafinas especiales para realizar las inyecciones de insulina. Esto hace que sean prácticamente indoloras.

Por otro lado, esta hormona puede administrarse en sitios con poca sensibilidad nerviosa al dolor (como la parte lateral del abdomen), lo que disminuye aún más las molestias.

Usar insulina empeora la salud y la calidad de vida

Esto es totalmente falso, ya que, por el contrario, los pacientes medicados con insulina tienen una mejor vida a medida que pasan los años.

Con la disminución en la presencia de complicaciones y de patologías cardiovasculares, la vida de los pacientes (siempre y cuando se apeguen estrictamente al tratamiento) suele ser normal.

Los bajones de glucemia son frecuentes

Por un tiempo en la historia del tratamiento de la diabetes esto fue un efecto adverso, pero con las nuevas formulaciones esto se ha reducido significativamente.

Además, siguiendo las indicaciones de forma adecuada por parte del especialista es muy poco probable que  alteraciones como esta sucedan.

Especialista en diabetes en la Ciudad de México

Como médico internista especialista en diabetes mellitus me encargo de indicar el manejo metabólico integral para pacientes de toda la Ciudad de México.

La insulina ha salvado la vida de millones de pacientes desde que fue inventada y es considerada como uno de los más importantes avances médicos en la historia.
Espero que con este post se hayan resuelto todas sus dudas sobre el uso de la insulina. Sin embargo, ante otra inquietud estoy a sus órdenes como especialista en diabetes para responder cualquier interrogante.

Dr. Carlos Meraz

Dr. Carlos Meraz

Especialista en Diabetes en la Ciudad de México.

Conóceme